Introducción a la Tanatología: “Mi ser querido se encuentra en fase terminal”

Las enfermedades terminales nos llevan a situaciones de dolor y tristezas incontrolables. Algo que no siempre debe ser así, ya que podemos contar con la ayuda especializada para llevar este proceso de mejor manera y entender que nuestro ser querido estará en paz, que es nuestro mejor consuelo. La Tanatología puede ser nuestra principal ayuda en estos momentos.

Es una disciplina que tiene por objetivo ayudar al enfermo terminal y al enfermo en fase terminal a enfrentarse con dignidad ante su propio proceso de muerte o a la de un ser querido. Así como dar un soporte emocional a los familiares para que lleven de mejor manera el estado de su familiar. Del mismo modo, también presta ayuda a aquellos con ideación suicida y a sus familiares.

Entre los objetivos principales de la Tanatología son:

  • En primer lugar, debemos conocer el estado en la que se encuentra nuestro ser querido, pues existe el Enfermo Terminal y el Enfermo en Fase Terminal. El primero es aquella persona que padece una enfermedad por la que posiblemente (ni siquiera probablemente) vaya a morir, en un tiempo relativamente corto (bajo el punto de vista del enfermo y de la familia, no del médico) y que conoce su diagnóstico.

  • En cambio, el Enfermo en Fase Terminal es el que padece una enfermedad que ya no cuenta puede recibir ningún tratamiento médico, pero que si puede recibir el apoyo de sus seres queridos además de los cuidados paliativos, puesto que es una persona a la que le quedan horas, días o si acaso semanas de vida.

  • Por lo tanto, un tanatólogo siempre va a apoyar a la persona que tiene un conflicto ante la muerte, ya sea de manera directa o indirecta. Un tanatólogo ayuda a la persona y a la familia en crisis porque se le está terminando la vida. Es un papel muy delicado que únicamente alguien especializado en dicha área puede cubrir al 100%.

    Durante la labor del tanatólogo está el trabajo terapéutico con la persona que va a descansar debido a su estado de salud. Esto también incluye dar soporte y apoyo emocional a familia en sí o la persona más afectada. Es por eso que el apoyo del tanatólogo no termina con el fallecimiento del ser querido, sino que continúa ayudando para que las personas en duelo puedan despedirse y llevar dicho proceso de la mejor manera posible.

    Además, el tanatólogo también ayuda al equipo de salud, para que doctores, trabajadores sociales y enfermeras recuperen su equilibrio y estabilidad emocional, ya que el nivel de estrés que se vive en los hospitales y sobre todo por muertes es de los más altos que existen.

    En conclusión, la tanatología nos ayuda a comprender que la muerte es un proceso natural al que todos nos debemos enfrentar algún día, aunque unos nos dejen antes. Si contamos con las herramientas adecuadas y el soporte emocional necesario podremos superar nuestras pérdidas con menos miedo y dolor. Para que finalmente podamos recuperar nuestra felicidad y continuar disfrutando de lo único seguro que tenemos: la vida.

    Fuente:

    El Psic. Alejandro Benavides Rosales es Tanatólogo desde hace 15 años y Psicoterapeuta desde hace 16. Cuenta con una Maestría en Psicoterapia Humanista y con tres Diplomados psicoterapéuticos. Contacto: 9993054894 / abr.cemudhi@gmail.com / www.centrointegralcemudhi.com

    Imágenes: Cortesía de Freepik y Pixabay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *