Como superar la perdida de un hijo.

MuerteDeUnHijo

No hay amor incomparable como el de unos padres a su hijo, lo vimos nacer y como poco a poco como fue creciendo. Pero por diferentes circunstancias de la vida ahora nos cuidan desde el cielo. Queremos encontrar la clave para sanar ese dolor, pero no encontramos consuelo para hacerlo.

Iniciemos con un ¿Por qué?, es muy pequeño para que pase por esto, por qué el y no yo, Dios esto no es justo, son palabras que utilizamos tratando de cuestionarnos para encontrar una respuesta y la verdad es que no hay más que afrontar las cosas y llevarlas de la mejor manera.
Cuando más se acerca el momento, sentimos que no hacemos nada, que le faltan horas a nuestro reloj y no queremos que este siga avanzando por que queremos regresar el tiempo para continuar con él.
Déjame decirte que ya has hecho mucho, que toda tu fuerza, energía y mente están con él y créeme sintió cada cosa que haces por él y lo que menos quiso fue ponerte en esta situación. Él ahora se encuentra en un descanso libre de todo mal y sufrimiento.

¿Decir adiós?

No, porque él está con nosotros, seguimos escuchando sus risas en nuestra mente, sus abrazos con la brisa de aquel día de playa en familia, ves está aquí y nadie más que tú lo mantendrá vivo por siempre ¿Cómo? Siempre recordándolo.

¡No puedo dejar de llorar!

Y tampoco te diremos que no lo hagas, tu corazón esta sanando, tu pensamiento se está liberando y es una catarsis tan personal que necesitas hacerla ¿Por qué?
Porque todo el peso emocional que estuviste cargando en este tiempo, tratando de tener una sonrisa, esconderte para llorar sin poder gritar, y salir porque ya había alguien tocando a tu puerta para poder entrar y limpiarte las lágrimas era lo único que podías hacer.

No estoy preparado para decir tu nombre

en público y contar tus anécdotas porque se me quiebra la voz, pero ¡hazlo!, necesitas acostumbrarte a escuchar su nombre por los demás y ¿sabes qué? Por qué esa sonrisa al mencionar su nombre llenara tu alma de paz.

Tu familia igual está sintiendo lo mismo que tú, recuerda que tu hij@ fue sobrino, primo, tío, amigo, y ahora un ángel que los cuida. Tu familia está ahí y quiere brindarte apoyo, llorar contigo por que ellos quieren dejar este dolor y convertirlo en purificación.

No descuides tu alma suprimiendo el dolor

querer olvidar momentos y recuerdos, ya que todo lo que vivimos nos hacen sensibilizarnos, crecer y ser quienes somos hoy en día. Sabemos que no es fácil y también sabemos que no es rápido, pero si te pedimos que no te dejes ir, pero ¿ir qué? Esa sonrisa, ese brillo en tu rostro, y tu afecto a los demás, porque esa es la luz que te llevara a estar en paz.

Recuerda que en Funeraria Poveda realizamos talleres de tanatología para ayudarte a cerrar ese ciclo, entender los procesos de la vida y así puedas encontrar la calma que necesitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *